egoe1933

Curiosidades de pajaros


Deja un comentario

¿Como son las aves ?

Al igual que los mamíferos, las aves son animales de sangre

caliente capaces de mantener constante su temperatura cor-

poral; pero, a diferencia de ellos, presentan reproducción

ovípora; su cuerpo está cubierto por plumas, no por pelos, y

sus extremidades anteriores aparecen transformadas en alas.

Después de los mamíferos ( animales con pelo ), las aves

( animales con plumas ) han de ser consideradas como los

seres dotados de inteligencia más viva, e incluso se sostiene

que las facultades psiquicas de muchas de ellas alcanzan tal

desarrollo que llegan al extremo de poder competir con los

mamiferos más inteligentes; tanto la ira como la ternura, el

amor y el odio, el miedo o el valor, constituyen manifestacio-

nes habituales en estos pobladores del medio aéreo. Su vida

sexual ofrece particular intensidad ; las aves experimentan

pasiones más fuertes y violentas que la mayor parte de los

mamiferos y, por otra parte, el amor con que cuidan y prote-

gen su prole resulta tan puro, al  menos, como el que demues-

tran aquéllos.

En la vida de las aves todo acontece conforme a un ritmo

mucho más acelerado que el observable en los mamíferos;

su sangre se halla a temperatura más elevada; su circulación

sanguinea es más rápida, y otro tanto sucede con la cadencia

respiratoria. De estos caracteres estructurales depende la extra-

ordinaria movilidad de las aves, pero ésta, a su vez, da lugar a

un considerable gasto energético; debido a ello, precisan con-

sumir grandes cantidades de alimento, así como nutrirse con

más frecuencia que los mamíferos, y aun que cualquier otro

animal. Hay especies que dedican todo su tiempo de vigilia a

satisfacer la función de nutrición.

Parece como si las aves no conocieran el cansancio; de toda

la escala zoológica, los representantes que mejor aprovechan

el tiempo y más gozan de la vida son los ejemplares de esta

clase, para los que el dia resulta siempre demasiado corto y

la noche larga en exceso. Emplean hasta el máximo el tiem-

po que les concede la naturaleza; por esta razón suelen des-

pertar a temprana hora de su breve descanso nocturno.

Gárrulos o silenciosos, medrosos o audaces, los integrantes

de la clase saben alegrar mejor que cualquier otro animal la

existencia del hombre.